inventario

¿qué me queda?

Una rabieta al final de mis líneas, un berrinche de ideas procurando atención, un sobrante de sabor que salpica mi paladar, un pedazo de ocio que me obliga a escribir, un sinfín de malas excusas, un manojo de razones disfrazadas, un golpe en mi nuca, una bala a quema ropa, mi mal humor, el seño fruncido permanentemente, un regalo sin entregar, muchos absurdos sin sal, un argumento elocuente, un par de recuerdos cicatrizados en mi frente, aire aburrido, una brisa mortal, varias calles desiertas, un par de inviernos incautos, algunos asientos vacíos, cuatro vasos rotos, mucho polvo en los ojos, algunos silvidos sordos, una cama húmeda, mil noches en vilo, dos cortinas sucias, varias heridas en los dedos, cinco acordes sin cuerdas, dos puertas abiertas, tres pendientes, una caja de cervezas, un paquete de cigarrillos, una sábana rota, un ¿porqué? sin respuesta, un par de explicaciones tontas, dos verdades a medias, una sonrísa fingida, una caída de muros, una nostalgia encubierta, pésimas noticias, uncerrojo sin llave, moho en las uñas, torpes propuestas, diez lágrimas secas, un ayer de comedia, tres zapatos lustrados, más ropa vieja, una botella sin agua, un brindis sin salud, algún dinero extra, el rubor de mi cuello, calor en mis sueños, nuevos palmos en mi espalda, una mano amiga, vicios de dicción, varias muletillas gramaticales, una conversación pendiente con algún desconocido, una billetera sin fotos, un abrazo fresco, una nuevo punto de vista, un perdón pendiente, un reloj sin baterías, un agujero en mi sien, una piedra de pisapapeles, unos grillos mudos, tres ventanas nuevas, cuatro llantas viejas, una nécia querencia, hostilidad en mis letras, amistad en mi cabeza, buen augurio de noche buena, una muñeca que nunca sonríe, un carrito que ya no juega, una computadora defasada, siete programas piratas, un sombrero que nunca uso, unas llaves que ya no cierran, una ruta que me sofoca, una lista de supermercado, una cita con el dentista, un pequeño dolor de cabeza, una oportunidad en cada cosa que yo quiera, unas cuantas primaveras, un charco frente a casa, una papel en blanco, un calendario 2011, un amor de telenovela, un café caliente, una cena, un despojo de mi mismo, un error en mi calculadora, un cuadro al óleo, un retrato a lápiz, una curva francesa, una tabla de dibujo, un pan tostado, una libreta de apuntes, lagañas sin vergüenza, tesoros escondidos, un balcón imaginario, dos guitarras, un amplificador, un micrófono, una cámara, tres dichas, una muestra de orina, un par de audífonos, veinte dedos, mi nombre y mi presente.

Me quedo con todo, solo renuncio a mi pasado y mi futuro.

Quiero el hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s