ausencia

mírame, tengo atados mis dedos

tengo el sudor pegado en los poros

tengo el alma pesada, sueño despierto

y veo tus ojos en cada parpadeo

 

mírame, maldiciendo el amor decadente

dimitiendo de ti con sonrísa nerviosa

doblegando por pocos tu ausencia

admitiendo que muero en tus piernas

 

mírame, que no tengo reposo en mi cama

que me faltan tus cuentos de hadas

tergiversas mi historia sin mayor afán

e hipnotizas mi memoria haciendome olvidar

 

mírame, mírame, ya no puedo más

admito que mis manos ya no sienten

que mis parpados se cierran para verte

y te busco en los días como este

 

mírame, y dame tan solo la sombra de tu abrigo

una gota de tu olor en mis sentidos

una mirada que libere mi ansiedad

algo tuyo, algo que me ayude a respirar.

Anuncios

Un comentario en “ausencia

  1. Me gusta mucho. La anáfora de inicio de verso hace rotunda la “quietud” del yo lírico y la utilización mayoritaria de ritmo dodecasílabo y decasílabo le dan una rigidez que admite su impotencia. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s