Letanía

Apago mi voz,

congelo mis ganas,

inundo mis sueños

cierro la puerta.

 

Ya mis ojos resecos

resienten el desvelo

acumulado a borde

de las ventanas.

 

Ya mis hombros

ceden sin esfuerzo,

las manos pálidas,

mis piernas vencidas,

y los días sin sal.

 

Vienen hoy en día

cada tanto de mes

a celebrar la soledad

a compartir el silencio

que este momento

estoy juramentando.

 

Mira estos huesos

tan podridos,

tan moribundos

tan llenos de nada

áridos de tiempo

áridos de sed.

 

Mira estos versos

tan mios y tuyos,

tan bastardos,

que ni mueren

ni se dejan leer.

 

Mira esta queja

que me jode,

que me quiebra,

que me tuerce.

 

Esta letanía

que no te quiere ver,

que no te busca,

pero siempre,

siempre,

te quiere tener.

 

Anuncios

Un comentario en “Letanía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s