Solo en tu noche

Y si se hincha el camino

repartiré cenizas en tus brazos,

y si se sienta el pesimismo

borraré mis sueños imprevistos.

 

Hasta que el domingo se acabe

y los huesos resistan

hasta el horizonte intocable

hasta el musgo que grita,

 

Combatiré las mentiras

y envenenaré el tiempo

con tanto morbo diluído

con tantos sordos escuchando

con esta tumba colorida

con estos dedos en tus hombros.

 

Y seré de día y de noche

y tus ojos mi luz

y mis brazos tu broche

hasta morirme de miedo

y respirar con la muerte

atada a tu espalda

lamiendo tu brisa

perdonando tu nombre.

 

Abriré mi pecho desnudo

y desarmaré tus besos

que se vencen de codicia

y se aburren de esperar

la humedad de un mordizco

el calor del aliento invernal

los secretos envueltos

los sudores naciendo.

 

Y dormiré en tus hoyuelos

descansado en tu leve sonrisa

en tu leve respirar

en tu palpitar agitado,

asiré mis manos a tu pelo

entre tu cuello y mi beso

entre dormido y despierto.

 

No seré más el mismo de ayer

juraré odio sincero

y mutilaré con mis manos el cielo

este que se cierne bajo mi techo

el que nos observa

y se burla cada mañana

de nuestro mal y tormento.

 

De olvidarnos sin esforzarnos

de amarnos sin esperarnos

de vivir al pie de la esperanza

buscando excusas tempranas

para turbar el miedo que se ensaña

de estos dos amantes

que vuelan sin boleto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s