Despidiendo el 2010

Me he ausentado un par de días por esto de las fiestas y otras cosas. Y seguramente volveré a postear hasta el 2011.

Vengo a despedir este año 2010, tengo la impresión que para muchas personas este año ha sido muy difícil, debo admitir que no he sido la exepción.

Este año ha sido -por mucho- el más difícil de mi vida, he debido tomar desciones sumamente difíciles, he acertado en algunas, me he equivocado infinitamente en otras y pues me arrepiento en sobre manera de algunas de ellas que me marcaron la vida.

Hoy por hoy, hay mucho, mucho camino que recorrer para sanar muchas de esas heridas, siento que no he avanzado mucho, pero he dado algunos pasos importantes. Intento cambiar desde adentro y eso me mantiene de pié.

Quiero agradecer a Dios por sobre todas las cosas, definitivamente me guardó de muchos peligros que corrí por irresponsable y me sacó de muchas situaciones difíciles y poco a poco, me ha ido mostrando cuan equivocado estuve y cuan grande es su amor al tenerme hoy escribiendo esto.

Quiero agradecer a mi esposa por luchar contra mis demonios y por demostrarme amor en los momentos más difíciles, por su paciencia, por su entrega, por ser mi mujer durante los últimos 11 años, y tener el ánimo y el valor de seguirlo siendo por tiempo indefinido.

Quiero agradecer a mis hijos, a Sergio por su increíble madurez a sus ocho años, su paciencia, su admiración hacia este hombre que a duras penas llegó a estas fechas con un esbozo de sonrísa, agradezco Sergio por ser la persona más fiel y leal que hasta hoy he conocido.

A Daniela, por su amor tan rebosante y puro que me entrega cada día, por sus abrazos apretados, por sus caritas de locura, por llamarme Papi, por hacerme sentir inmerecedor de sus besos, de sus gestos, de su belleza. Gracias Dany por despertar mi corazón, gracias mi princesa por estar a mi lado todas las mañanas y por enseñarme con una simple sonrísa que nada es tan importante como creémos. Solo la vida, solo el amor.

Quiero también agradecer a mi hermana Mireya, siempre conmigo en todo momento, escuchando mis más oscuros recuerdos y palmando mi espalda con un amor inquebrantable, gracias por la paciencia de hacerme la cama cuantas veces fuera necesario, por acogerme en su casa a cualquier hora, por aconsejarme y por amarme. Te felicito por tu nueva familia, por Dieguito, que es un angelito que Dios te mandó para completar tu felicidad.

A mi mamá, mi ejemplo de fortaleza, de rectitud, de sensatez. A la que me dió la vida y me sigue alentando en la distancia, a la abuela de mis hijos, la mejor abuela y madre que conozco. A su amor desmesurado hacia mí y mi familia, agradezco cada cosa que me enseñaste, las guardo todas y cada una en mi corazón.

A mi hermana Xiomara, porque a pesar de la distancia, siempre está pendiente de mí, siempre muy madura en sus consejos, en sus comentarios, en su desiciones. Mi ejemplo de independencia, mi ejemplo de lucha por lo que uno quiere.

A mi papá, con sus millones de locuras, siempre escribiendo sus libros en busca de la verdad absoluta de la vida. Aparentemente tan ausente del mundo, pero pendiente de cada detalle. Con sus miles de conocimientos y con su humildad tan caracteristicas que siempre, siempre pasa desapercibido.

A Mauro, mi amigo Mauro, mi paño de lágrimas, con sus consejos y puntos de vista muy, muy honestos. Muchas veces me ayudó a ver con cláridad y decidir entre izquierda y derecha.

Pido perdón por el daño que hice, ahora veo cada cosa con otros ojos.

Nos seguimos leyendo en Enero de 2011.

Bendiciones a todos, mis mejores deseos.

Sergio Gutiérrez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s