de aquel sueño y aquella noche llamada “ayer”

y el día se hizo escarcha bajo el velo de sus ojos

trepando entre el olor del desencanto febril

y la noche se hizo espejos de aquel sitio fugaz

hichando la mirada del que se quedo a descansar

 

es poco lo que queda de aurora en esta vida

y es tanto el cúmulo de pendientes que ya no sé

si ando juntando días o desperdiciando amores

ya no sé, si vengo o voy de salida hoy de su piel

 

y aquella nube que asoma siempre a la misma hora

ya no me ofrece sombra, solo de lejos me observa

solo de lejos me invoca al horizonte tibio de sus pies

al ocaso lento de su alma, a la calma, a lo lento de su ser

 

entre el humo de tan barato tabaco hoy me duermo

intoxicando el deseo bajo mis sabanas rotas de placer

argumentando vacíos insuperables en mi vaga cordura

en mis dedos muertos, en mis manos lerdas, en mi haber

 

pero el mes de marzo me viene descalzo

me viene en la quietud de la madrugada

me busca, me arde, me sufre el indomito amor

y me obsequia un trozo de mar a la orilla de su luna

 

y va el aire cargado de su insuperable fragancia

de su abundante calor, de su aliento y su voz

pudo ser gris esta noche, más fué azul en sus ojos

fué tan largo el sueño que al despertar no me creí vivo

Anuncios

Un comentario en “de aquel sueño y aquella noche llamada “ayer”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s