tras el silbido

Y aunque no supe cómo ir,

no supe cómo andar,

aunque no supe aún de mí,

aún no me atrevo a recordar.

No me atrevo a burlar el pasado

ni a apañar el futuro.

Esta pizca de presente

muchas veces se me ausenta,

y me envuelve un vacío,

tan leve y tan grande

como la deuda de mis años.

Y aún no sé cómo se canta,

aún no sé como se inventa,

cómo se suma cada sonrísa

y cómo se blanquea el alma.

Aún no entiendo

cómo puedo vivir sin entender,

sin aprender

con el indómito record de la memoria.

Que se enjuaga y retuerce sus paños en mi cara,

sus odios en mis manos,

y besos en mi almohada.
No sé cómo se fuma este cigarrillo,

tampoco sé cómo se apaga.

Me voy de nuevo a lo mío,

sigo escribiendo, sigo escribiendo.

Anuncios

2 comentarios en “tras el silbido

  1. A veces no es cuestión de saber, si no de dejarse llevar cual la fluidez de un río…

    Sigue escribiendo…y no dejes de hacerlo amigo 😉

    Un placer…

    Bsos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s