desazón

Era el sonido atado en tu voz

Las noticias envolviendo la mañana

Dulces y convalecientes ideas

Que sorteaban un poco más que su muerte

 

No había nada, solo mis manos

Escarbando en lo nocivo del recuerdo

Eran la lluvia incrustándose en mis huesos

Y unos tremendos ojos cansados de mirar

 

Dolía aquel horizonte vacío y polvoriento

Fundido con el cielo y un insípido color

Ardía cualquier viento que agitara mi cabello

Aun no entiendo cómo amar sin tu sudor

 

Y mis años se fraguaron en tu espalda

Adheridos al contorno de tu piel

Cuantos besos me gasté bajo tu falda

Cuantas deudas le heredaste a mi placer

 

Era un solo que partía de mis dedos

Una nota ensañada con mi voz

Eran versos que tosían en silencio

Tratando de llamar un poco tu atención

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s