desde este frío silencio

Se me desborda la nostalgia, la algarabía amordazada que cuestiona tanto silencio. Se me desbordan aquellos lirios relucientes de juventud y color que viven allá donde los sueños se toman de la mano con la realidad. Allá donde sembré mi sonrísa, mis años de gala, donde dejé la historia que forjó mi espíritu.

Se me incrustan en las pupilas como alfileres oxidados aquellas fotografías mentales, las postales de algún puerto acalorado, los verdes aquellos semi infinitos que hornamentaron la felicidad que la compañía, la buena compañía suele otorgar.

Se me aguan los ojos moderando mi quebrantado tono de voz, al nombrar aquellas fechas que nunca pasan de moda, al simular la paz que ni en mi piel existe, al condenarme casi de manera inconsciente por esta soledad tan inmensa e inequívoca que hoy, me pide estas líneas.

Se me va la vida buscando olores que distraigan este olor que tatué en mi olfato, el de las mañanas de domingo, el de las madrugadas que todo era tan perfectamente normal.

Hoy, desde un lugar lleno de signos de interrogación, recostado en aquel colchón sabor a suelo y tristeza, me resigno a esperar lo que con sudor no logré conseguir, me resigno a renunciar a las fuerzas que aún se quejan y me cuestionan el porqué

no luchar un solo día más.

Ahora entiendo, esta es mi nueva lucha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s