del amor y otras muertes

Yo solo quería hablarte de amor y otras muertes, quería hacer una historia tan eterna que se me escapó de las manos. Quise llover sobre tu cabeza, espantarte las excusas, los miedos, las realidades.

Y me perdí, en medio de todo este humo, entre tanta soledad. Me perdí buscando el camino de regreso y de pronto me vi con gente extraña, con lugares de colores desagradables, con sillas incómodas, con noches largas y frias. De pronto entendí que no estabas más, que no esperabas más. Y entonces comprendí que solo quería hablarte de amor y otras muertes, del pasado tan perfecto que brilló justo cuando dejó de ser, entendí que cuando uno juega a que lo extrañen se arriesga a que lo olviden.

Y volví, pero el camino se adornaba con flores que nunca sembré, y el lugar aquel que construí parecía diferente, se teñía de luz en la ausencia de la sombra del árbol aquel que vimos crecer, las ventanas abiertas se contoneaban con las cortinas que saludaban junto con la brisa. Parecía tan limpia, tan iluminada que simplemente tuve miedo de entrar.

Y entendí, que solo quería hablarte de amor y otras muertes. Pero caminé tanto tiempo buscando la prosa que me trajera de vuelta que demoré lo que se necesita para olvidar, descubrí que tus ojos habían dejado de esperar. Tu silueta ya no se marcaba en los balcones y en mi contestador ya no se conjugaba tu voz.

Yo solo quería hablarte de este amor, quería buscar en lo incierto de tu ausencia las amapolas que marchitamos de afán, de incomprensión, de agonía.

Pero en tus ojos el horizonte se escondía más temprano, en tus manos el amor era frágil y tu tiempo corría mientras el mío descansaba impaciente en el calendario donde apunté algunas fechas, en el que decoré con tus iniciales para tener presente que el los días serían contados. Porque según yo, hasta hoy, necesitabamos tiempo para extrañarnos y entonces volver mejor.

Yo solo quería que me amaras con locura, que decidieras entre el orgullo y el amor. Yo quise juntarte tantas razones para reir, para emprender, para arder de amor y pasión.

Mi amor, solo quise poblar la casa de paciencia de entendimiento. Solo quería contarte lo triste que se vive sin vos, lo jodido que resultan las mañanas sin tu pelo alborotándome las manos. Solo quería que volvieras a amar mi piel, mi olor, mis torpes manías que de vez en cuando te divertían. Solo quería hablarte del amor y otras muertes.

Pero en algún momento de este proceso, te perdí.

Anuncios

3 comentarios en “del amor y otras muertes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s