del tiempo y sus quehaceres

 

 

 

 

 

 

Las coincidencias se apagan en tus ojos
cualquier nocturnidad es pretexto
porque desdoblo la imaginación en tu leve canto
en el descuido de tu voz elemental

Y aún sin entenderlo venero lo incierto
lo frágil de tu entrega y tus cadencias
tu muerte por amor no es más que un silbido
tan distraído como la lluvia sobre el mar

Aún no propongo nada a tu paso
pues los ecos de tu vacío cuelgan de mis años
agitándome la ansiedad y el desacierto
con aquellos opacos destellos que me prenden la vida

Y sigues sin estar calentando mi frio,
sin contestar mis preguntas
volviéndome desapercibido
en esta parodia que sigue sembraste en mis manos

Tómate tu tiempo, aquí los días no suceden
surcan la casa como luces de vela
como cuentos intactos tras su portada
así, como las sábanas que doblaste en tu ocación

Bien sabes que siempre me sobró la compañía
aunque hoy la fumo y bebo con menos presición
bien sabes que aún no sé qué es lo que pasa
no hace falta que lo digas, en tu ausencia lo sabré.

Anuncios

2 comentarios en “del tiempo y sus quehaceres

  1. No suelo responder comentarios. No por distraído, sino porque encuentro un tanto fuera de lugar agradecer opiniones.

    Y no es que agradezca el tuyo, pero en tanto tiempo, tu comentario ha sido uno de los que más complacencia me ha causado.

    Gracias por leer.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s