Viernes 31 de Agosto. 2012

¿Qué decir?

Aquí te dejo la construcción de un recuerdo, un silbido distraído, un murmullo en el viento. Aquí te dejo la fecha que me regalaste, el hoy que traigo a cuestas desde ayer, las ganas de intentar los intentos de nunca y jamás. Aquí te dejo las luchas, los alientos, las noches y las lunas. Aquí te dejo un gato húmedo, te dejo el papel arrugado, las sábanas frías, la nieve en verano. Aquí te dejo la osadía de no resistir, la soberanía en pubertad que envainé improvisadamente al descubrirte.

Aquí evoco una dulce letanía, tibia, pueril, torpe. Agónica ironía que deambula en lo ancho y alto de mi frente, aquí, solo aquí te rompo el mapa, te quemo las naves, te tiro los puentes. Aquí te dejo esta sonrisa sin gracia que me dejó tu sol de abril.

¿Qué más da? Puedo entonces ensanchar la pluma y entonar los lerdos estribillos de la culpa y el perdón, puedo entonces agazapar el orgullo que pronuncié entre dientes y antes de ser aliento se convirtió en torpe canción.

Aquí te dejo este texto inservible, estas sopa de letras sin sal, estas deudas sin honrar. Aquí te dejo este beso en seco, estas ganas tan tercas de remediar.