Frenesí

Imagen

 

 

 

Te amaba como aman los perros después del encierro

y tú te me vaciabas en los huesos con sudor adolescente,

éramos las ganas y la angustia de la añoranza,

éramos piel y lágrimas, ardor y pelo, lluvia y revolución.

Juntábamos noches que apuñábamos entre pecho y espalda,

ingeríamos el amor de dos bocados, justo antes de expirar

y de pronto ya no había después, ni quizás, ni tal vez;

sólo un golpe de beso y un vistazo al reloj de pared,

nunca hubo fiestas ni pompas, no hubieron esquinas rotas.

Solo el tuerto recuerdo que serpentea sobre tu cabeza

la comisura de tus labios delatando tu distracción.

Pero yo también te odiaba entre jadeo y mordida

entre cigarro y café, entre el clavícula y vientre,

en los destellos de tus pechos danzando en otros ojos

te odiaba en las vidas que matábamos desnudos

mientras estallabas en colores alejándote de mí. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s