Noviembre, maletas y macetas.

MACETA Y TELEVISOR

Siempre preferí el frío en soledad, esa tibia felicidad que no me exigía merecimiento ni afán de conservación. Porque la soledad libera, sobre todo cuando los pendientes de la vida no te apuran el camino ni te retrasan el paso. Allí se vuelve grato respirar hondo y mirar sin mirar, sobornar el horizonte con recuerdos humeantes, escuálidas imágenes que melódicamente se ordenan haciendo fila brazo sobre hombro. Entonces, se reclama el derecho al olvido, ese que te devuelve la sonrisa senil, ese que te perfuma la querencia. Y lo triste se vuelve no tan triste, es sólo silencio, como ruido de vacío, como de beso calmo, incapaz de ser de alguien o de si mismo. El tiempo pasa, tal vez sea la única verdad absoluta con la que me he encontrado, la única con un largo y amargo elixir que luego se vuelve miel al paladar. Se va dejando atrás aquello que se consideró esencia y lo que incomprensiblemente te hacía sentir orgulloso ahora yace en algún cajón etiquetado como malas decisiones. Es fácil ser valiente si se ignora el peligro, pregonar cicatrices desmereciendo las heridas, ir por ahí hondeando bandera sin mencionar la patria. Por eso, siempre he preferido el frío en soledad, bastante tengo con los monólogos iracundos que me ornamentan el silencio, ecuánimes y sobrios, como de lugares y fechas puntuales. A veces me hago acompañar de personas como estribillos, gratos y repitientes simples y funcionales, no tan complejos como los versos que le anteceden, pero funcionales. Por lo menos para la ocasión. Y lanzo la colilla de ese siempre penúltimo cigarro, con un poco de clase y desdén, como si con él se fuese la torpeza con la que coseché algún gramo de madurez, como si con ello me jubilase del aprendizaje sempiterno que me depara este respirar. Y luego donde hubo todo ya no hay nada, sólo el eco de un andar sin arraigo. Y aunque ya es hora de amueblar este cuarto de habitación, creo que se me da mejor la ligereza, nunca fui bueno haciendo maletas, descolgando cuadros o cargando macetas.

Anuncios